Gripe española: la pandemia más devastadora de la historia

Gripe española: la pandemia más devastadora de la historia

A principios del siglo XX, una gran epidemia de gripe asoló los cinco continentes. En Zaragoza, la familia de El Hijo del doctor, para proteger a los suyos, confió en los preparados del boticario Evelio, el más sabio de los antiguos farmacéuticos de la región. Descubre las causas y particularidades que hicieron tan mortal a la Gripe Española durante poco más de un año.

La Gripe Española o Gran Gripe

La Gripe Española fue una epidemia mundial ocurrida durante 1918 y 1920, la más devastadora de la historia. Se calcula que murieron más de 40 millones de personas en todo el mundo.

 

A pesar de que la Gran Gripe no comenzó en España, este fue el primer país en publicar y contabilizar el número de casos registrados. El resto de Europa, sumido en la I Guerra Mundial, había censurado las noticias referidas a la pandemia para no mermar el ánimo de los soldados. Debido a la censura y a los escasos recursos de los que se disponían, nunca se descubrió cuál fue el epicentro del virus, pero la gripe adquirió para la historia el nombre de Gripe Española.

La Gripe Española en territorio nacional

En España se vieron afectadas ocho millones de personas y fallecieron alrededor de 300.000. Estudios posteriores revelaron que la causa de esta epidemia fue un brote del virus A, del subtipo H1N1, que no se comportaba de la manera habitual. El inicio de la enfermedad coincidía con la gripe conocida: fiebre alta y cansancio, pero después pasaba a afectar los pulmones y provocaba hemorragias y tos persistente. Los estudios más recientes revelan que, aunque el virus era más mortífero que los de otras cepas, fueron las condiciones de insalubridad las que provocaron la rápida propagación.

En aquella época no se disponía de medios para luchar contra el virus y no contagiarse era la solución más segura propuesta por las autoridades.

Durante los años de la pandemia se popularizó el uso de la máscara de tela y gasa, aunque estas creaban solamente una sensación infundada de seguridad, ya que de poco servían para evitar el contagio.

La Gripe Española afectaba a jóvenes y adultos saludables de entre 20 y 40 años que no habían estado expuestos al virus durante su infancia y no tenían inmunidad natural. Al contraer la enfermedad, algunas personas fallecían durante los primeros cinco días, normalmente con hemorragia pulmonar aguda masiva o edema pulmonar. La mayoría de las víctimas morían a consecuencia de una neumonía bacteriana secundaria, ya que no había antibióticos disponibles para la población. Durante aquella época se realizaban autopsias limitadas al árbol respiratorio, los resultados se centraban en la insuficiencia respiratoria y no evidenciaban la presencia del virus.

En España se aprobaron diferentes leyes ante el peligro de infección, como detallan en la web arqueologíadelamedicina.com, se prohibió en algunas aldeas las campanadas del toque de difuntos para evitar episodios de pánico y se acortaron las ceremonias habituales de los entierros.

 

El 18 de septiembre podréis conocer como afectó la Gripe Española a la familia Muñiz en El Hijo del Doctor.

 

 

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados