15. constitucion-1931-espana

Los cambios en los derechos civiles en España durante la II República

La llegada de la II República Española fue un cambio en los derechos civiles de todos los españoles, en especial para las mujeres. La introducción del divorcio y el matrimonio civil supuso un giro para los ciudadanos de la época. Descubre cómo la Constitución de 1931 y la posterior llegada del franquismo trastocaron las vidas de los personajes de El Hijo del Doctor:

Los derechos civiles en la España republicana: matrimonio civil y divorcio

La llegada de la II República cambio los derechos de los españoles en diferentes áreas de la vida civil. La constitución de 1931 fue la primera en plantear la igualdad de derechos para mujeres y hombres, considerándolos iguales ante la ley, permitiendo el derecho a voto y la inserción sin restricciones en el mundo laboral.

La Constitución de 1931 establecía la aconfesionalidad del Estado e implantó el matrimonio civil obligatorio en todas las ceremonias. En España, el matrimonio religioso era el único considerado válido hasta 1931.

Durante aquella época se aprobó también la Ley de Divorcio de 1932, que se convirtió en la primera ley que permitía la separación legal en España. Antes de su aprobación era el código civil el que regía el matrimonio y establecía que su disolución solamente era posible a causa de la muerte de uno de los cónyuges.

Cuando estalló la Guerra Civil española, se establecieron dos legislaturas paralelas, la legitima y la golpista, que desencadenaron problemas para poner en orden los registros matrimoniales cuando finalizó la contienda. En abril de 1939, con la llegada del franquismo al poder, desapareció el matrimonio civil de la vida de todos los españoles y los matrimonios celebrados hasta la fecha de manera civil pasaron a considerarse nulos. La nulidad matrimonial supone la invalidación de un matrimonio y considera que su celebración no ha existido o se ha producido en circunstancias que impiden que pueda tener efectos. Estos hechos afectaron a muchos matrimonios que tuvieron que volver a celebrar la ceremonia, esta vez por la iglesia.

La ley franquista derogó la de divorciorepublicana de 1932, y permitió que cualquier sentencia de divorcio ocurrida en aquella época fuera anulada automáticamente a petición de uno de los cónyuges. En la cabeza llenadan más detalles sobre esta ley histórica.

Si quieres conocer más sobre los derechos civiles en la España republicana, puedes consultar Nueva tribuna.

Imagen destacada: historiaespana.es

Etiquetas: Sin etiquetas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados